+34 609 873 053 Contactar
El pasado

El pasado

Trabajando en mí, he aprendido a decir NO y ver que por eso no se cae el mundo, he aprendido a gestionar el tiempo que dedico al trabajo, el tiempo que dedico a las personas que me rodean, y sobre todo el tiempo que me dedico a mí misma.

He aprendido muchas cosas, como por ejemplo a centrarme en todo aquello que se me da bien, a descubrir mis fortalezas, y ver que utilizándolas se me hace todo más fácil, pero sobre todo, he aprendido a dejar atrás todas las cosas que me hacen daño, y que por tanto no quiero en mi vida.

En este periodo de reflexión interior, descubrí que sólo hay una vida y que esta no es infinita, y que “sólo nosotros mismos tenemos la capacidad de decidir como queremos vivirla“.

He aprendido que soy la única responsable de mi vida, que no sirve de nada hacerse la víctima porque todos tenemos problemas y hemos de saber enfrentarnos a ellos.

Sé que no soy una persona perfecta, ni quiero serlo, solo me considero una persona valiente, un ser al que debo tratar con cariño y amabilidad. Porque yo misma, puedo conseguir todo lo que me proponga sin la ayuda de nadie.

A día de hoy, agradezco que se me hayan cerrado muchas puertas, puertas que me han permitido ser mejor. Que se hayan ido ciertas personas, ciertos lugares, ciertos desvíos… de mi vida, me han permitido descubrir nuevos espacios que ni sabía que existían.

Ahora, soy una persona nueva, que si se para a ver su pasado ve en el la gran enseñanza de la paciencia. Una persona que tuvo la fortaleza y el coraje para terminar con las cosas que no fueron destinadas para ella, con las cosas que le hacían daño, con las cosas que no le permitían quererse, una persona fuerte, una persona capaz de desligarse de todas las cosas que le estaban ahogando.

Fui una persona valiente, una persona que terminó con cientos de cosas aún sin estar lista para algo mejor. Una persona que removió personas, a la que los finales tristes le merecieron la pena, porque su vida se estaba preparando para el camino de la felicidad, la felicidad duradera y no la felicidad temporal.

Una persona que superó todos los obstáculos y dirigió su vida en otra dirección, reconociendo que existía más de un camino, aprendiendo a ver dónde pertenecía, a ver lo bonito y hermoso que pueden ser otros lugares. Una persona que se encaminó hacia la luz y no hacia la oscuridad en la que estaba perdida.

Ahora encontré la verdadera felicidad y aprendí a no coger más de lo que no puedo cargar, y me siento bien tras cerrar esas puertas que nunca debí abrir, esas puertas que yo en sus días tanto tocaba. Y sucedió algo mágico, tras cerrar esas puertas se abrieron frente a mí mejores oportunidades.

Espero que te haya gustado mi artículo. Te animo a pasarte por nuestra tienda online, tenemos un montón de camisetas con mensajes positivos, para ayudarte a través de tu subconsciente a superar cada problema que te encuentres en el camino. Unas camisetas creadas con mucho amor y que yo misma he diseñado.

El regalo perfecto para ti, o para esa amiga que está pasando por un momento de bajón y necesita un chute de energía y fuerza interior. No te quedes sin tu camiseta, recuerda que nuestros envíos son GRATIS y en 24h. Clica aquí para ver nuestras camisetas.

Espero haberte ayudado. Si necesitas que hablemos más escríbeme sin problema a mi correo ana@corazonytrebol.com o si quieres conocerme un poquito más sígueme en instagram @anabelenrodriguezpino.

Un saludo, que tengas un día estupendo.

×
×

Carrito